Solo una pantalla...

Two of us He vivido gran parte de mi vida bajo el esquema de la normalidad. He permitido que todas las reglas aplicables socialmente me delimiten en obra y pensamiento. Y cuando he roto una de ellas mi propia mente es el centinela que jamás me dejar volver a cometer las mismas acciones.

Me pregunto, es acaso posible amar a alguien como si fuera la única persona, como si fuera el último hálito de esperanza con tanta fuerza que me golpea la razón y elimina la necesidad de seguir la línea marcada por lo coherente. Si aun existiera una alternativa de atravesar esta pantalla y llegar directo a tu habitación, de verte los ojos de frente y no a través de un formato de imagen, tal vez pueda renunciar a esta locura.

Tal vez pueda volver a esa mentada sensatez que me caracteriza, pero... tal vez, solo tal vez tus ojos me guíen a tu boca así como mis manos a tu pecho, y en el abrazo eterno de la demencia sentir tu corazón con mi cuerpo y liberar mis emociones en miles de besos y en una danza que no necesite de un IP o un dominio, mi cuerpo y el tuyo expliquen a mi cordura como puedes estar dentro mío y cada momento se hace inexplicablemente delirante al tener cada gota tuya y mía de un sudor que consigue internarme mas en la locura de querer quedarme aquí por siempre…

Aunque mi cuerpo no me acompañe, aunque mi ultimo recuerdo sea estar escribiéndote esta carta, en un servidor remoto a ti para que jamás te llegue y jamás se mencione la palabra amor en nuestra relación.

Ahora espero poder superar la condena de ser también un formato de imagen, y pueda hacer que comprendas con mis canciones ocultas, escritas en medio de tanta línea inútil sobre la vida en esta ciudad, la política, el clima, el daño ecológico y como poder salvar delfines y ballenas; que están inmersas ahí esperando por tus ojos a ser entregadas a tu alma... que al fin podrá sentirme, y comprender que no soy un programa dentro un servidor que escribe de manera conveniente y con un código parecido al de tu corazón.